Sobre mí




 ¡Con cuántas cosas prestadas voy yendo por el mundo!
 ¡
Cuántas cosas que me prestaron conduzco como mías!
 ¡Cuánto me han prestado! 
 ¡Ay de mí, yo mismo soy!                                                                                
F. Pessoa         



                                                                

Decía Jiddhu Krishnamurti que no es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma. Lejos de sentirme una inadaptada, desde niña he intuido que “ser humano” debe significar algo más que transcurrir o resbalar por la vida y vivir con resignación las circunstancias que nos tiene deparado el destino.

He trabajado muchos años en distintos medios de comunicación y he tratado de aplicar en ellos dos rasgos que me pueden definir como periodista: la curiosidad y una mente abierta a la posibilidad. Dos características que también, como no podía ser de otro modo, sobresalen en mí como ser humano.

Este blog se llama LAS DOS ORILLAS por ese intento de conciliar el corazón y la cabeza, de navegar por estos dos mundos, que en realidad son uno solo, empleando no sólo la razón sino también el corazón y ese otro sentido tan poco frecuentado, que es la intuición.

Esta aventura de vivir me ha llevado a caerme y a levantarme muchas veces, pero también a tener experiencias indescriptibles y a conocer a grandes almas, místicas y terrenales, y aprender un poco de todas ellas.

Espero que, si te decides a navegar por esta orilla de la red, no naufragues y disfrutes conmigo del paseo.